domingo, 29 de abril de 2012

LA SEDUCCION

La seducción como cualidad, no solo es del ser humano, es una necesidad vital de perpetuar la especie, como seres animados que somos. La seducción la encontramos constantemente en el mundo animal, los cortejos entre machos y hembras con el único fin de la procreación. En el mundo vegetal igual ocurre, las hembras se visten de colores para atraer a insectos que lleven el polen y consigan la fecundación y con ello la continuidad del ciclo vital. Los humanos, como seres animados que somos pero racionales, hemos transformado lo que es un acto instintivo para procrear en todo un arte. Esas miradas perdidas, esas caídas de ojos, los movimientos de la mano, la expresión corporal que a veces viene unida cuando la atracción nos invade de un cumulo de fenómenos fisicos y químicos que trastornar nuestro cuerpo y nuestra mente. No vemos la realidad, no pensamos, todas esas sustancias se apoderan de nosotros. Sin embargo, hemos convertido ese fenómeno natural en todo un arte. Una magia que trasciende de la pura disciplina natural que es la procreación, el gustar y ser gustado, el atraer para conocer y para sentir. La seducción la utilizamos, es un instrumento a veces incluso de trabajo, la empleamos para conseguir un trabajo, para mejorarlo e incluso para obtener un premio o una victoria. La seducción es uno de los mayores logros del ser humano. Empleamos nuestras energías para conseguir ser queridos, ser conocidos o simplemente cumplir nuestros objetivos. Yo me declaro un practicante constante de la seducción, para muchos fines, pero sobre todo para dar y recibir lo mas bueno que tengo y que me puedan dar que no es otra cosa que el amor y la unión de los espíritus perdidos en el anonimato. Seducir y dejarse seducir, puede ser un juego peligroso, pero sino te atreves, te pierdes esa magia innata en todos nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario