lunes, 21 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 22/08/2017


Por fin creo que ha llegado el día con el que cerrar capítulos de la vida. Al parecer puede decirse que los sucesos de los últimos días ya cuentan con el nombre de todos sus artífices y en mi vida también se puede decir, que alguna de las historias que permanecían abiertas se han cerrado.

Yo creo que a todo el mundo le ha ocurrido, en mayor o menor dimensión eso de  tener lugares o sitios donde es tan fuerte la fuerza del recuerdo, que se mantienen al margen o se contemplan en la distancia. A veces esa manía en especial, o simplemente herida no cerrada, puede ser un núcleo de historias hermosas que se desean dejar intactas, sin que el efecto del tiempo les afecte; o en otras ocasiones causa tanto dolor repetirlas en la distancia, que es mejor ni intentar recuperar sensaciones y experiencias.

A mi me pasaba algo parecido con la playa. Ayer tuve un magnifico día de reconciliación con el mar y ese espacio de arena a su vera, que es tan vario pinto que conjuga el concepto de playa. No se trata solo de un lugar donde sentir y tomar los rayos del rey de los astros, sino un lugar de destino y estancia. Toda una serie de ambientes y sensaciones que levantan las ampollas del recuerdo o la imagen mas o menos tímida de una felicidad añorada.

Como digo tantas veces, en la vida siempre regresamos a ese lugar donde un día fuimos felices, al lugar donde se nos quiere. Se podrá tardar mas o menos tiempo; a algunos la vida nos cuesta demasiado, pero se regresa como una tendencia natural a la guarida, al hogar de las personas y lugares que son nuestro espacio natural.

La playa tiene algo que atrae a unos y repele a otros, como todo lugar donde los medios naturales son infinitamente superiores a los humanos, a los creadores de ese lugar cuya obra, a veces faraónica, carecería de significado sin las olas yendo y viniendo a la orilla, como un coqueteo constante de seducción donde la promesa sin garantías es una historia de amor. #manuylavida


MBS


EL BLOGUERO ACCIDENTAL 21/08/2017

Como suele ocurrir durante este mes en este lado del Mundo, hoy la crónica accidental del bloguero se hace pegado al mar tecleando junto a la fresca brisa de su amanecer, de esos que se fotografían sin importar la calidad de la toma, porque lo que realmente interesa es comunicar al mundo que también se goza del verano, que si un día se dejo de veranear no fue por la estación, sino porque ya no se podía compartir con quien se tenía la ilusión.

El verano y la época vacacional al final no es mas que una ilusión cuya realidad molesta más que beneficia. Se trata de una esperanza que cuaja durante los otros once meses del año, que se cuentan a la espera de esa ilusión, que al llegar pasa a veces con mas penas que glorias. Pero no se ven, porque se narra la postura, la imagen de una felicidad a veces rota, pero que se lleva junto con esa ilusión a todo tipo de redes sociales, en las que importa más la imagen que la verdad.

Vivimos en la sociedad de la apariencia, donde lo importante no es lo que se hace, sino como llega a los demás eso que se hace o se dice que se está haciendo. Lo importante es causar atracción y empatizar aunque sean envidias, pero siempre con la intención de llamar la atención y no pasar por el mundo desapercibidos, ya que como se cuenta, si se hace que se sepa. Cómo dicen un día de playa carece de sentido sino se sube la foto al Instagram o cualquier otra red social. Lo mismo ocurre con una cena o cualquier otra celebración. Hace unos días me comentaron que un notario de mi ciudad, cuando le encargan la celebración de una boda, pregunta a los contrayentes si le autorizan a publicar  las fotos o videos de la celebración que se graven en la oficina notarial u en otro lugar, en los perfiles sociales del notario. Me sorprendió porque lo normal sería que dicho deseo fuese de los novios y sin embargo no, lo es del notario, esa persona que por su cargo goza de los máximos respetos en los estamentos públicos en esta parte del Mundo.

Como se puede ver, antes o después la vida progresa hacía el gran hermano, hacia una sociedad narrada en presente y en directo, donde aquello que no se publica sencillamente no existe. #manuylavida


MBS



domingo, 20 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 20/08/2017

El mes empieza a madurar, ya cumple la veintena de días y avanza a paso rápido y firme a su fin. Así va la vida lo que ocurre  es que no nos damos cuenta, tenemos una mentalidad que no se si es por educación o algo innato, de eternidad; de pensar que nada acaba y todo es permanente. La propia vida la vemos como algo sin fecha de caducidad, aunque constantemente estemos viendo como no es así. La evolución es tan aparentemente lenta, que pasamos las etapas sin abandonar la anterior. Nadie puede afirmar que a pesar de la edad, no tenga algo de niño en su interior, que la infancia o la adolescencia; no le dejaran marcas de tal calado, que a pesar del paso del tiempo no siga teniéndolas presentes.

Hoy es domingo y de Agosto; y a pesar de que todos los sucesos de Barcelona sigan estando muy presentes, es un día con pocas cosas que contar por si mismo. A la gente le preocupa más si va a hacer sol para ir a la playa que cualquier otra noticia, y esa es la normalidad que a algunos les revienta de nuestra sociedad, que no estemos pensando todo el día en esa eternidad paradisiática como pretenden, que sintamos la eternidad en presente, ahora mismo con esos simples momentos de felicidad pero que hacen que la vida en si sea bella, que merezca la pena vivir lo que se tiene y no soñar con recompensas poco garantizadas como las de ciertas deleidades. Tener fe es una virtud, es dar un sentido a la vida por la propia creencia, pero ese sentido no puede ser destruir la propia esencia de la creencia que es la vida.

Como dije al principio de la crónica del día, pensamos que la vida es eterna porque vivimos en presente y a diferencia de los demás tiempos verbales, el presente es una permanencia inmutable, porque el pasado tiene un límite que es justo el final del pensamiento o la vivencia y el futuro es una puerta que se alcanza en cada instante, y que buscamos  en el otro tiempo verbal que es el presente. Éste no tiene límites y por lo tanto es eterno, como nuestra propia vida, por ignorancia del origen y misterio del destino. Bonito domingo familia. #manuylavida


MBS


sábado, 19 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 19/08/2017


Dicen que después de la tempestad llega la calma, que el día de después es de resaca tras el abatimiento de los sucesos. A pesar de contar con la paz de las víctimas, con el dolor aún vivo de su sufrimiento e imágenes que destrozan hasta al mas duro de los corazones; como decía a pesar de ello, no es un día de calma  y ni mucho menos de tranquilidad.

Después de haber visto la cara de los asesinos, de personas sembradas con la semilla del mal, ahora llegan otras caras, que si no matan con las armas o con furgonetas son capaces de hacerlo con la palabra. Son los “iluminatis” de la conspiración, del odio; del deseo de venganza y no de la justicia aunque se presenten en el mundo como los auténticos poseedores de la verdad y la certeza de los conceptos. Son todos aquellos que tienen al odio por bandera, que piden la expulsión de los musulmanes como ya se hizo en el Siglo XV al igual que sus cabezas llenas de involución, que se quedaron en ese siglo o incluso antes y sin evolución posible, rinden homenaje a triunfos del pasado y glorias ajenas, porque al igual que aquellos que siembran el terror, piensan que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor.

Estos hablan de expulsión y los otros de volver a recuperar lo que fue de sus abuelos, ni que aquí estuviesen éstos o mejor dicho tatarabuelos o mas lejanos parientes, para dictar testamentos y dejarles en herencia lo que nunca fue de nadie, sino mas bien de todos.

Asco me dan todos estos, que llegan como alimañas carroñeras en los momentos de mas dolor, para hacer ondear sus banderas de la liberación y sus dogmas de lo propio, que no es mas que una muestra de su cobardía y miedo por lo extraño.

Hoy tengo ganas de vomitar por partida doble, por los asesinos y por los que no ven más que demonios en sus propios pensamientos. Hoy firmo con mi rostro asumiendo todos el riesgo y responsabilidad por mis palabras, porque como muy bien se gritó ayer en mi amada Plaza de Catalunya: “JO NO TINC POR” #manuylavida


MBS



viernes, 18 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 18/08/2017


El bloguero cuando empezó sus crónicas diarias el pasado día uno, nunca pensó que a mitad de mes tendría que llorar. Nunca pudo imaginar que tendría que vivir el sufrimiento de la muerte y el asesinato del terror. Nunca pudo pensar que en su Catalunya querida los enemigos de la vida sembrarían de sangre y lágrimas las calles de la hermosa y querida Barcelona.

Los terroristas de una u otra ideología nunca podrán estar al nivel de los que amamos la vida, de los que queremos unirnos por vínculos de amor y no por los del miedo. Fanáticos asesinos que son dirigidos por intereses políticos y estratégicos. Son utilizados al ritmo de plegarias religiosas como monigotes en un puesto de feria. Su fin es causar la alarma, el terror con su muerte en busca de un paraíso que no es suyo, porque ningún dios les puede prometer un mundo mejor cuando en otros mundos han sembrado la muerte.

El infierno es su destino, ese lugar que matando pretenden evitar y no es mas que el lugar donde acaban y merecen. Los justos en la Tierra no les vamos a pagar con su misma moneda, sino con la nuestra que es el amor. Nosotros nos movemos con la ley y no con las armas, con las normas y no con los salmos falsos de un falso dios que no existe mas que en un adoctrinamiento de asesinos a sueldo. Al final siempre será el dinero, el poder; el dominio del hombre por hombre lo que moverá intereses y falsas creencias que no son mas que consignas dadas por servidores del terror.

No olvidéis que los que vivimos y nos gusta la vida, ya hemos ganado porque somos felices. La felicidad es nuestra mejor arma frente a esta panda de seres satánicos, que pretenden un mundo egoísta para ellos con la sangre de sus semejantes. Tan solo mirar las caras de los asesinos, mirar la semilla del mal en su mirada; ver como no hay mas que almas negras en esos cuerpos llenos de miseria, esos que obligan a taparse a las mujeres porque ellos no son dignos de mirarlas. Esos desgraciados que nos son mas que unos capados por la miseria de sus ideas, por la mierda de sus existencias.

Barcelona seguirá siendo un lugar maravilloso donde vivir, un lugar donde no se mira a las personas por su origen ni su ideología; un lugar donde no caben los miserables que no saben ni vivir. #manuylavida


MBS


jueves, 17 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 17/08/2017

Un día más para contar. Llega un momento en la vida en lo que lo importante no es contar días, sino que los días cuenten. Sin embargo, y yo no creo que sea la excepción, contamos más días en los que pasan a la historia sin quedarse en la memoria, que los días que hacen historia y se escriben en nuestras memorias.

Realmente es que, si todos los días fuesen tan excepcionales, el mundo sería un lugar donde todos los días estaríamos de fiesta, de celebración. Y ahora bien, ¿porque no? ¿Por qué es preciso un hecho excepcional para que se pueda celebrar? Un día más tan solo con vida, debería ser suficiente para que el día fuera excepcional, que no lo contáramos simplemente como un numero en el calendario, que si no está pintado en rojo pasa con más pena que gloria, que al parecer los días son tan solo un obstáculo para llegar a otros días, donde o bien aparecen en rojo, o simplemente tienen un significado más allá de ser tan solo un día.

Cuanto hablo de los días, podría hablarse de los meses. En esta parte del mundo el mes de Agosto es el mes de vacaciones por antonomasia. Para algunos el año nos son mas que días que superar que componen meses, hasta llegar al mes de Agosto. Se reduce tanto la vida que al final una vida se compone de unos cuantos meses de Agosto, o de unas Navidades; o de unos contados días de aniversario.

Cada día es una razón para ser felices, cada instante es un motivo para agradecer la vida, no seamos tan cortos y celebremos el propio hecho de respirar.

Agosto sigue su marcha con paso firme, el Bloguero tan solo quiere celebrar cada día y no solo los de Agosto, los de toda su vida con vosotros. #manuylavida


MBS



miércoles, 16 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 16/08/2017

A veces la mejor de las noticias es la ausencia de noticias, y hoy es uno de esos días en los que por mucho que me esfuerce, no tengo ni recuerdos relacionados con el decimosexto día del mes de Augusto. Debe ser en esta circunstancia semejante a la que narro, cuando los periodistas de los noticieros sacan camisas del baúl de los recuerdos, o califican como noticia, algo que no es más que un hecho más de la rutina diaria.

Yo hoy os podría contar que tengo que alterar mi orden matinal porque he quedado con una persona por trabajo, y que luego todo volverá a su orden natural. Sin embargo, nunca se sabe y en cualquier momento puede ocurrir un imprevisto que lo altere todo. Cada día me cuesta más atender a imprevistos y sé que es una falta, que saber adaptarse a las circunstancias sin que te alteren es una virtud, se trata de esa faceta que llaman ser camaleónico y que se me da tan mal últimamente. Tengo la sensación de que planifico actividades de forma ordinaria y cronometrada para evitar curiosamente atender a imprevistos, ocupando tiempo y espacio para impedir su aparición. Desde este momento reconozco que es una lucha perdida de ante mano, porque algunas cosas circunstanciales de poco calado se pueden evitar, pero aquellas extraordinarias, o que simplemente precisan de nuestra atención particular, son inevitables por mucho orden que fijes en tu existencia.

Este día dieciséis parece que no va a destacar por nada en especial, pero nunca se sabe; la vida es un cumulo de cosas inesperadas, de imprevistos que no están a nuestro alcance dominar y que además son ese color picante que da sentido a la existencia.

El mes empieza a contarse en días que faltan en lugar de en días que quedan, mala costumbre esta que se parece mucho a lo de la botella medio llena o medio vacía. Seamos optimistas y pensemos que aún queda la mitad del camino, que aún restan historias que contar, y si no las tenemos; las inventamos que para algo tenemos esa capacidad. #manuylavida


MBS