miércoles, 19 de marzo de 2014

EN LA MEMORIA

Dicen que el mayor error del ser humano es tratar de sacarse de la cabeza lo que no sale del corazón. Es absolutamente cierto y a veces lo intentamos condenándonos al fracaso, a la pérdida de tiempo y a no aceptar la realidad de los sentimientos, que por mucho esfuerzo que hagamos, por mucho que intentemos pasar la página; no se los lleva el tiempo, porque como dicen, el tiempo no cura nada, el tiempo tan solo es el paso de días, uno tras otro. A veces te llevas gratas sorpresas de personas con las que tan solo has sido amable, has dado algo de ayuda o de cariño; y te lo devuelven agradecidas, como si les hubieras alcanzado la luna; porque son personas que saben muy bien, que el agradecimiento es la memoria del corazón; y tan solo con una mirada, con unas hermosas palabras o con una canción, te demuestran ese agradecimiento, que si bien puede olvidarse en la cabeza, queda grabado en su corazón. Me encanta sorprenderme cuando de repente y sin esperar, recibes esa brisa de gratitud, no esperada, porque algo hice sin desear nada a cambio, pero aquel gesto sin importancia, quedo marcado en su corazón, y de repente recibes multiplicado aquello que un día diste. Esos pequeños detalles, tan humanos, son los que permiten que me levante cada día, que tenga la voluntad suficiente de seguir en la lucha de la vida, que en ocasiones te recompensa, con tan solo un gesto, una mirada, unas palabras o una canción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario