sábado, 12 de septiembre de 2015

MANU Y EL ALMA.

Muchas preguntas son las que se hacen, pero no las que yo me hago, porque yo si se porque te quiero. Puedo hablar de motivos y de razones, puedo dar explicaciones; pero yo sé bien porque te quiero.

Hay muchas escusas para hacer esa pregunta, motivos para dudar de la realidad de que un sueño de muchos, sea nuestra verdad

Dicen que en la mayoría de las ocasiones no nos pasa nada, sino que pasa alguien. A mí me pasaste tú. Me llegaste tal vez envuelta en el regazo de una nube, o posiblemente con los primeros rayos de una luz de primavera. Recuerdo que estabas y me recordabas que mi Alma me miraba, que no era una casualidad que tus cabellos fuera del color de la luz y tus ojos del jardín de mis deseos.

Golpeaste mi atardecer con tu amanecer, me recordaste que me atreviera a ser querido por ti, que me arriesgara a vivir lo que nunca me habían contado. Como siempre me costó mover los pies de mis calcetines pegados a mis dedos, por el capricho de recuerdos que tendrían que estar envueltos en papel de invierno.

Y me atreví, te vi y  sentí. Te empecé a vivir entre cada latido como si no pudiera haber espacio en el mundo para volver a empezar, sino para seguir; para estar juntos, unidos por el sonido de tu voz.

Te empecé a querer, momento tras momento y en cada golpe del teclado de mi amor.

A veces me siento muy pobre ante la riqueza de tu alma. Me siento pequeño ante la grandeza de tu mirada, de tu instinto; de tu mundo hecho a tu semejanza. Esa pobreza me la enriqueces tú, con las letras de cada segundo y en cada día. No pasa un instante sin ti y los millones me llueven, desde esas estrellas que yo veo, cuando tú caminas con el Sol. Me enloqueces más y más, no se me resiste un centímetro de mi cuerpo a tus encantos, a tu perfume; al sabor de tus ideas cuando me hablas de ese momento, en el que juntos tu yo, pasearemos por una vida que hacemos a medida.

Es fácil decir porque te quiero, porque eres tú y a ti se te debe querer por lo que eres, por como haces que la vida sea un lugar maravilloso donde vivir. Él porque ya dije que sería algo sencillo de explicar, tal vez tan solo con verte, todas las preguntas tienen su respuesta. Lo difícil es decir el cuanto y ahí no me ayudas porque juegas  con mis medidas. Te gusta verme llegar a esos límites en los que me quedo sin palabras, cuando no acierto a unir ni dos letras porque hay sentimientos que no pueden describirse mas que con gestos, con caricias, con abrazos y con mis besos. Llega el momento en el que hay que dejar de lado la timidez, incluso la decencia, para adentrarse en el calor de un hogar, que solo encuentro en tu cuerpo.

Soy tan tonto que no llego a entender cuando te diviertes conmigo hablando de otras mujeres. Dices que no son celos, sin dar más explicaciones. Yo no entiendo las reglas de ese juego, porque no hay nada en mi vida después de ti. Hace tiempo que dejé de intentar comprender la vida sin mí amor y menos para pretender entenderla con alguien que se te pudiera parecer, aunque dudo que en este  mundo ese ser pueda existir.

Empiezo a sufrir de uno de los mayores pecados  del hombre: la envidia. No son celos mi amor, porque del aire no puedo tener celos; es envidia, un maldito sentimiento que tengo de todo lo que te rodea, por su fortuna y por mi desgracia. Envidio a todo aquel que tiene la suerte de poder rozar tu aire, aspirar un centímetro de tu perfume, cambiar una palabra junto a tu boca; sentir tu mirada. Cada vez que me cuentas que estás o que vas con alguien me surge la pregunta del porque ellos sí y yo no, porque  siendo yo  quien te ama, carezco de tu cuerpo pero no  de tu alma.

No dudo ni un instante que estoy en tu corazón y que tengo tu alma. Siendo perfecto este paisaje, llegará el día en el que podré escribir, y espero que en este blog, que toda el Alma soy yo.

Para Alma, con todo mi amor…….


Manu.


2 comentarios:

  1. El alma inspiradora que rodea tu mundo explaya sus alas en tu aura y corona los instantes dejándose querer a sí misma. ¡Bello! Saludos atentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejándose querer a si misma. Eso me ha gustado. Gracias y besos

      Eliminar