sábado, 19 de mayo de 2012

Ibiza



El sueño de nuestra juventud, el paraiso de la libertad en los años sesenta, sigue siendo la isla blanca y mágica. Algunos solo la conocen por sus macrodiscotecas por la fiesta continua sin parar. Es verdad, esa Ibiza existe no duerme, es una explosión de ganas de vivir de dejar atrás los problemas de inhibirse en un aurea de explosiva de sensaciones. Pero tambien existe la otra Ibiza, la de sus paisajes, sus calas de ensueño, los lugares donde parece que el mundo se para, que todo es belleza y armonia, que lo feo y absurdo de este mundo ha desaparecido. En esta Isla mágica caben todas las propuestas, la fiesta sin límites y el espiritu de libertad y de sensaciones que se buscaban hace unas decadas y que aún persiste. Es uno de los paraisos de la tierra, un punto único del universo. Por mucho que la visite, por tantas cosas que ella ha pasado, será siempre el lugar donde mis sueños depositan sus ilusiones.



No hay comentarios:

Publicar un comentario