domingo, 9 de febrero de 2014

LA NIÑA DE MIS OJOS

Dicen que una vida no es suficiente para satisfacer el amor, por eso lo dividimos en momentos. Desde que esa persona se clava en tus ojos, llena a tu alma y se instala en el corazón, te falta tiempo. No dejas de pensar en como entregarte, como no perderla, por eso hay que vivirlo en el momento. Algún día puede que te llegue un adiós que no comprará el olvido ni eliminará el recuerdo. Mi niña de mis ojos entro en una tarde de verano, se quedó tatuada en mi pupila y se instaló en mi corazón sin puerta de salida. No conozco otro milagro, que encontrar esa persona y además se instale en tu corazón, sin posibilidad de regreso. Muchas personas han tenido amores diversos, pero siempre hay uno, el auténtico, que nunca olvidarán. Ese amor se convierte en su referencia, en el reflejo de los demás con los que siempre se comparará. Creo en la media naranja, somos seres incompletos, hasta que nos llega ese amor, y desde entonces, ya todo encaja. Nos convertimos en seres plenos y dichosos, y aunque la distancia les separe para darse un abrazo, no impide que les una el sentimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario