domingo, 13 de julio de 2014

UN DÍA MÁS

Cada día se hace más duro. Cada día es más costoso sacar el píe de la cama y ponerlo en el suelo, empujándote para iniciar un día más. Puede que salga gris o soleado, será un día más; la rutina de siempre, el baño, algo de desayuno, vestirse y salir a la calle, ya salga gris o soleado; qué más da. Algunos cogerán su coche, otros un autobús, el metro…, como cada día, cualquier forma para llegar al trabajo, y afortunado quién lo tiene. Te esfuerzas o no, pasa la mañana, llega la hora de la comida, y vuelta a empezar hasta que cae la noche y de nuevo, como cualquier día más, vuelta a casa, tal vez algo de cena, posiblemente frente a un televisor; y escapará otro día, donde lo único que se ha hecho es luchar, para pagar las facturas, el alquiler o la hipoteca, y tal vez, que no siempre, quede algo para tomar unas vacaciones, es posible, pero cada vez, también son unas más.
Es difícil describir lo que se siente cuando a veces, es preferible morir que perder la vida. La vida se pierde y no mueres, solo se gana, si le pones matices, unos lazos de color, cuando te atreves a amar como única salvación, sin luchas, nostalgias ni pretextos.
Cada día cuesta más sacar ese pié de la cama, pero cuando tienes a tu amor al otro lado, lo haces rápido, da igual si el día es gris o soleado; es hermoso, todo brilla, el color lo inunda todo. Sales a la calle con una sonrisa, ya sea en tu coche, en autobús, en metro…Y trabajas, para pagar facturas, para el alquiler o la hipoteca, y lo haces con alegría; porque tu mente no está en esta vida ni en este mundo; tu mente, tu alma y tu corazón, está junto a esa persona que desde que pusiste el pié en el suelo, no te abandona en todo el día. Será un día más, otro, pero mejor, porque vives con la luz del amor.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario