domingo, 6 de julio de 2014

ENTRE LÁGRIMAS

¿Quién no ha escrito alguna vez un mensaje entre lágrimas?, yo pienso que todos. Empiezas a escribir y los ojos se van nublando, se encharcan de un líquido viscoso y salado que se desliza por la mejilla, a penas puedes ver la pantalla, no distingues las teclas; no sabes ni lo que estás escribiendo, y a pesar de ello lo envías. Son mensajes en los que no pones lo que querías escribir, sino lo que el corazón quería decir. Las letras van al ritmo de las pulsacion...es, a golpe de latidos, cada vez más rápido como si en un segundo quisieras expresar, todos los sentimientos de una vida, toda la memoria del corazón en un instante. Son esos mensajes que se crean a base de suspiros, aquellos que sobre el papel emborronaban la tinta, que prácticamente no se podían leer; pero si se entendían, cada gota caída sobre la tinta era un mensaje, un sentimiento, una emoción, una caricia de deseo; una necesidad de expresión. Ahora se escriben sobre teclas y en pantallas, no hay esos borrones, pero las letras se mezclan, tampoco se pueden leer; pero en cada golpe de tecla se expresa lo mismo que en esa tinta, una emoción, una caricia de deseo; una necesidad de expresión directa desde el corazón.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario