sábado, 4 de abril de 2015

ABRIL

ABRIL (asalto de felicidad)

El poeta dice: “¡Ay mañana sin ti!;  también podría decirse Abril sin ti, para que quiero yo la primavera, si tú no estás aquí. Otro Abril, otra primavera, se acerca como la mañana tras la noche, viendo el sol, en estos campos con verdores nuevos. Otra primavera, cuando la primavera tenía su nombre, era el sol tornando la brisa clara en mi corazón.
Abril, abril para que quiero la primavera. ¿Para qué?; una primavera con alegría, si, aquella alegría de amor que gritaba con los deseos de amar. Abril viene con onda de perfume al pobre corazón. Abril masculino con nombre de mujer. Femenino en mis sueños, de canela perfumado, de brisa que se lleva mi pobre corazón.
Abril de rosa claro, de sentido perdido y de carne de mujer. Abril con un número encontrado marcado en un calendario donde antes tan solo se contaba, donde se pasaba la página del borde del libro de las canciones, aquel en el que se repasa la letra en forma de verso.
Abril llegas en mal momento cuando antes eras esperado. Abril no se te recibe con los brazos abiertos, ni con regalos humeantes por las velas de los años recubiertos de fresa y de nata.
Como dice el poeta, para que te quiero, yo hablo de abril, ¿para que quiero la primavera si tú no estás aquí?

Aunque no seas esperado ni bien recibido Abril, mi alegría te supera, la rabia de mi amor, la noche serena estrellada te cubren de rosas y te amo como un salto de gloria. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario