sábado, 6 de junio de 2015

NUESTROS PRESENTES.

Hoy es un día más, con su historia para  contar y tal vez incluso con  algo que vivir. Hoy es el presente y no estás, al menos en la oportunidad del corazón, cerca de algún latido, tal vez de un suspiro ansiado por la desesperación.

Hoy es un día más sin presente. No hay horizonte en el mar cuando la sal no fluye con la marea, cuando los instantes vividos no se repiten en una eternidad.  Cuando piensas que algo lo tendrás en tu vida, no lo ocultas, no lo encierras en un rincón sin luz; lo muestras y lo demuestras, como el porqué de tu propia existencia, como el motivo por el que en el mundo, tú también respiras.

Hay vidas gastadas y hay vidas perdidas; sin rumbo sin presente, sin saber dónde encontrar la piel, las huellas de tu mano, esas que eran junto a las mías, indivisible, únicas; un ADN especial, el de dos, el de un combinado que jamás se repetirá. No se pueden cambiar los ingredientes de aquello que se hizo irrepetible, no puedes sustituir mi amanecer por una sombra de poniente.

A veces piensan que la vida sigue, que la biblioteca se llenó de libros, que las páginas amarillas se cambian por otras más blancas. No te asustes si te digo, que mis letras no se borran, que mi libro tiene el número de páginas exactas para escribir nuestra vida, que no lo puedes cambiar, que no se puede sustituir nuestro ADN, el libro por otro libro, ni pasar la página del presente.

Es una página que no cambia, no fracciona palabras como no quiebra besos, es el hoy de nuestras vidas, tal vez separadas, posiblemente sin corazonadas, pero con el corazón del amor que se escribe con palabras.

No se puede cambiar el presente, como no puedes tirar los recuerdos, que son la  vida, el de uno que también respira, para el que también se hizo el mundo. El presente no se cambia, el presente se vive, con tu mirada o con el recuerdo de esos besos que en la piel me tatuabas.

Llega un momento en el que posiblemente tengamos varios presentes, pero el presente no cambia, es ese combinado tuyo y  mío, con las medidas marcadas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario