domingo, 4 de enero de 2015

RECUERDOS



Nos empeñamos en permanecer, en quedar anclados de cualquier forma en alguna página de la historia o de alguna historia. Necesitamos ser guardados en la memoria de la vida o de alguna vida, nos negamos al olvido incluso a ser extrañados, porque ya se sabe, que cuando nadie te recuerda se deja de existir.
Tú te empeñaste en pegarte a mis pestañas, para que mis ojos siempre te observaran, sabiendo que los recuerdos no se pierden en tanto no se olvida su nombre, y hay muchas cosas que olvidar, pero nunca un nombre. Olvidar un nombre, es como quitarle la expresión a una cara, dejarla inmóvil y permanente, en un estado de semejanza con los otros que te hagan irreconocible, un igual entre tantos, ni distante ni cercana, simplemente como los demás.
Siempre quisiste ser como los demás, cuando naciste única, auténtica y verdadera; como tú, como yo; como tantos otros, diferentes, semejantes pero distintos. Únicos e irremplazables, porque como dicen, los ojos son el espejo del alma, y no hay dos almas iguales, cada una tiene su luz tamizada por la vida, el amor y los sentidos.
Dos almas en blanco y negro, pero yo te veo de fucsia, de rosa fuerte, de sangre calmada, sosegada, amada y apasionadamente querida hasta la muerte.

Irremplazable si y en el recuerdo, porque conozco tu nombre, porque no olvido, tal vez inscrito en alguna parte, para que todos lo vean, para que yo lo tenga en mis pestañas, de eso de lo que te encargaste, de que no te olvidara, de ser un recuerdo, de no olvidar tu nombre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario