sábado, 25 de julio de 2015

MÁS ALLÁ DE LA ESPERANZA.



A veces pienso que cuanto más cambian las cosas, mas permanecen. Siento que cuando deseo cambios más me aferro a la silla de la papilla, esa que parece hecha directamente para coronar la infancia y que de pequeños nos permite tener una visión de la realidad y tal vez de un futuro.

Se desea lo nuevo pero sin abandonar los trastos de ese cuarto oscuro, donde reviven recuerdos que siempre a mano nos permiten mantener la felicidad, porque como alguien me dijo en alguna ocasión, los recuerdos rellenan los agujeros de las penas.

En ocasiones siento que somos inválidos del tiempo, que su marcha la aceptamos  como si se tratara de una reserva inagotable, como si el tiempo fuere perpetuo; un latido inagotable de permanencias sin cambios, estática hasta en  su eternidad.

Y de esta forma nunca hacemos nada, nos reímos de los pájaros que pudiendo volar, permanecen en su jaula, en el nido; en el mismo árbol hasta perder sus alas.

Todos somos dos en uno. El deseo de estar, de seguir aferrado a las imágenes que nos proporcionó ese trono mientras devorábamos un biberón rebosante de maternidad; y esa otra que vemos en las nubes movidas por el viento, que circulan dando vueltas en la cabeza, libres y sin fronteras.

El tiempo es cruel, porque empuja  las nubes y también se queda pensativo, como en un campanario, tocando las horas, para misa de doce, un domingo cualquiera arropado por esas cigüeñas que siempre volverán, que permanecerán en el tiempo como lo hacen tus paseos, cada día, por la misma calle, incluso cruzando por el mismo sitio la acera.

Dicen que somos animales de costumbres, pero a veces nos fugamos, aunque solo sea con la imaginación, viviendo en un sueño lo que daríamos a nuestra vida, la cotidiana; esa forma de estar para siempre hasta el final, para leer las memorias o usar los recuerdos de nada, rellenando penas.

Todos somos dos, el conocido y el que le gustaría darse a conocer. Ese que quisiera vivir y  nacer de nuevo, para tener una nueva oportunidad y poder cumplir ese sueño que va más allá de la esperanza.




No hay comentarios:

Publicar un comentario