sábado, 11 de mayo de 2013

LA DANZA DE TU CORAZÓN


Me invitaste a bailar, me ofreciste tu mano, con un gesto me atraistes hacia ti. Me ofreciste formar parte de tu mundo, te pusiste a bailar, me regalaste tu ritmo, la música era tuya y yo solo tenía que seguir tus pasos. El mundo te parecía pequeño para mí y me ofreciste la luna. Todo te parecía poco querías hacer realidad tus sueños, tu los ponías y yo te acompañaba. Eran los tuyos y mi amor los hicieron también los míos. Me rodeaste con tus brazos y poco a poco hacia ti me llevaste; baile al son de tu mirada, al movimiento de tu cuerpo y al ritmo de tu corazón. 
Dicen que el amor es ciego y que cuando se ama poco importa lo que quieres sino lo que tu amor desea. Participé en tus sueños y me deje llevar por tus versos. Me despoje de mis deseos, abandoné mis proyectos, olvidé los míos y los tuyos fueron mis sueños. Danzamos a tu ritmo, bailamos del amanecer hasta el anochecer, siempre con la música que nacía de tu corazón, tu la creabas y los dos la bailamos. Tu día a día fue mi camino, convertí mis destino en tu destino, tu aire en mi aire, mi corazón en tu corazón.
Cuando se ama lo das todo, te despojas de lo que queda de tí para entregarte en cuerpo y alma a la persona amada, de otra forma no lo entiendo, no pienso que pueda amarse a medias tintas, sin dejar hasta la última gota de sangre en ese amor, aunque nunca debes ofrecer vivir en un sueño, si solo eres capaz de ofrecer realidades.



No hay comentarios:

Publicar un comentario