viernes, 17 de mayo de 2013

TU AUSENCIA


No sé cómo decirlo ni tan siquiera como explicarlo. Que no estás presente que te veo en mis sueños que no te conozco, que te tengo en mis esperanzas. Cuanto puede soportar un ser humano tantas ausencias. Se marchan, tal vez vuelvan es una ilusión o tan solo una idea a la que te aferras. No tengo palabras para poder describir este sentimiento de pérdida, de ausencia, de vacío que queda en mis venas. Ya no sólo queda el sentimiento de lo que pudo ser y no resultó, ahora ya es una pérdida, una batalla contra mis ideas, contra mí mismo, que puedo hacer ante tal desconsuelo, que me desarraiga, me devora del corazón al alma.
En la vida dicen que las personas vienen y van, son pérdidas continuadas, pero la ausencia tan solo es una silueta en la memoria y con suerte una noche rebelde, vuelva a estar con esa cara que aún recuerdas y que lo más seguro no es ni la actual. Será un grano de arena en el desierto y tal vez con suerte, un mensaje en una botella que llegará algún día para recordar tu existencia. Que hubo un tiempo en el que todo lo hacíamos juntos, que no pasaba ni un solo minuto sin sentir que nos teníamos los dos. Que éramos la carne y la uña, dos personas convertidas en una, que la cruel vida los separó.
Hay ciertos años en la vida en la que vas sumando personas, pero llegan otros, en los que se van perdiendo, unos siguen su rumbo y otros simplemente, se ausentan, te dan la espalda y no vuelven jamás.
Solo, con tu ausencia en la estación, una despedida y tal vez, un beso en el aire que algún día pueda alcanzarte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario