domingo, 1 de diciembre de 2013

ALMA Y CUERPO

El amor alimenta el alma y el corazón, pero también enciende la llama de los instintos del cuerpo. Acariciar el pelo de la persona amada, rozar los labios, entregarse para ser tomado, es el amor del cuerpo. El cuerpo se expresa con movimientos, es su cortejo de atracción, de otro cuerpo para vaciarse y entregar todo su amor. Es una energía que a veces es incontrolable, es la necesidad de besar esos labios que sedientos de amor. Algunos confunden ese estado con el deseo, que tan solo es un apareamiento, sin que el amor colme sus pechos. Cuando el alma y el cuerpo se unen por el amor, llega el amor mas pleno, el que une los corazones y también los cuerpos. El amor es el vínculo, la unión, un gran milagro que consigue convertir en uno, lo que eran dos. Llega incluso a confundir, a distanciar la identidad propia con la común, es un nuevo ser, con un corazón y un alma, que ahora es de dos. El corazón se manifiesta con el cuerpo, es su instrumento para conseguir materializar esa unión. El amor nunca es completo, sino consigue unir esos cuerpos, para que ese milagro se cumpla, convirtiendo en uno lo que eran dos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario