domingo, 26 de enero de 2014

SU ALIENTO

Cuando dejas de respirar, tan solo te falta oxigeno, sin embargo cuando te ahogas, es que necesitas ese boca a boca llamado beso de la persona amada. Sin embargo la distancia a veces te impide ese beso o ese abrazo cuando te ahogas, porque aunque este lejos, el corazón no deja jamas de sentir. Como dicen no se puede dejar de pensar en la persona a la que amas, porque entonces el corazón dejaría de latir. La paradoja de todo esto es que su aliento es el motor de tu vida, el roce de sus labios y el sabor de sus besos, y a veces llega ese momento fatídico, ese en el que tienes que dar dos besos en la cara, cuando antes los dabas en sus labios. Entonces es cuando no solo te ahogas, sino que también dejas de respirar, te falta su aliento añorado, tantas noches soñado, tantas veces recordado. Sin embargo, el corazón se repone, sabe sacar su fortaleza, se adapta a la situación y con tan solo ese roce en sus mejillas, le es suficiente, porque el amor no consiste en la abundancia, el corazón no precisa de casi nada, tan solo una mirada, una caricia, una sonrisa o tal vez, es suficiente con esos dos besos en las mejillas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario