domingo, 13 de abril de 2014

FRÁGIL

Dicen que el corazón es un lugar donde cabe todo, y lo da todo. Tanta fortaleza sin embargo es solo apariencia, porque nosotros mismos hemos creado un mundo plagado de enemigos, hasta convertirse en un globo en un bosque de espinos. Así de frágil es el amor, aunque nos sentamos poderosos, grandes y dichosos cuando lo tenemos, a veces se convierte en una brisa, en un suave perfume que poco a poco se va desvaneciendo. Que difícil es ver llegar el momento donde te cuesta tanto saludar a la persona amada, cuando antes lo que te costaba eran las despedidas. Sin embargo aunque lleno de cicatrices, de latidos débiles, forzados por el aliento de las ganas de vivir, continua dando todo lo que toma, pero esa fuerza va apagándose, cada vez brilla con menos esplendor, hasta que un día te planteas si merece la pena soportar este mundo de espinos que hemos creado, si es necesario contemplarte como vas envejeciendo, te vas deteriorando, te abandonas porque te falta la esencia de la vida, Sin embargo, te mantienes aunque sea arrastrándote por las calles con la esperanza de que a la vuelta de cualquier esquina, puedas volver a saludar con una sonrisa y jamás tengas otra despedida. A veces es suficiente con que llegue un poco de su fragancia, junto con esa brisa suave y cálida que aunque en pequeñas porciones, dan la fuerza suficiente, para convertir cada lágrima, en la energía suficiente para que siga latiendo y que en tu rostro de nuevo, se dibuje una gran sonrisa de agradecimiento a la vida, por cada una de esas cicatrices y por esas lágrimas derramadas con tanto amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario