sábado, 6 de octubre de 2012

ECHAR DE MENOS, LO QUE SE ECHABA DE MAS


Hoy mientras navegaba por la red he leído un comentario de una persona muy querida para mi, sangre de mi sangre, pero que últimamente nos hemos distanciado. Se me ha encogido el alma y el corazón, ha escrito: “ahora echo de menos lo que antes echaba de mas”; al principio pensé que se refería a mí, es parte de mi familia, no soy yo porque enseguida he entendido que nunca me echo de mas, ahora lo he entendido, antes añoraba cosas, situaciones, estados o momentos que ahora tiene, sin embargo ha perdido lo que antes tenía y le sobraba. Cuantas veces en la vida deseamos tanto algo que pensamos nunca tendremos, no son cosas, situaciones, estados y, sin embargo cuando nos llega aquello que tanto deseábamos, entonces echamos de menos la situación anterior. Y me hace pensar en la complejidad del ser humano, en que nunca está contento con lo que tiene, que busca y cuando encuentra, a veces hubiera preferido no haberlo hecho. La formula no es otra que aceptar lo que tenemos, ni nos sobra ni nos falta, es lo que hay sin lamentarnos, pero que es muy difícil. Si estas solo, te lamentas, si compartes y hay multitud piensas en la libertad que te proporcionaba tu soledad. Pienso que nunca estaremos satisfechos y posiblemente por ello avanzamos sin saber cual será nuestro destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario