viernes, 16 de agosto de 2013

EL TRIUNFO DE LA VIDA



Como dicen un suspiro puede ser el aliento del corazón por alguien que te falta. Un suspiro también es esa fuerza que te da la vida para seguir adelante, para no caer ante una enfermedad o una contrariedad. En estos días he podido observar como el cuerpo, el alma y el corazón se aferran a este mundo. A veces mal decimos de esta vida, del mundo que nos ha tocado vivir, pero somos ante todo luchadores por la supervivencia, por seguir viendo amaneceres, atardeceres y el olor de las flores. Nos agarramos a un clavo ardiente por seguir respirando, pero en ocasiones solo queda un suspiro, suficiente para permanecer, ese último esfuerzo del corazón para seguir amando, para hacer ese acto tan generoso como es quedarse entre los seres queridos.
He podido ver la fuerza de la vida y su triunfo que solo se consigue con la vitalidad que te dá, la fuerza del corazón.
Me he hecho muchas preguntas, el porqué de la enfermedad y del sufrimiento. Me he preguntado y he sufrido la razón del dolor. Al final he comprendido que de todo se aprende y que si no fuese porque existe el dolor, no comprendería la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario