sábado, 17 de septiembre de 2016

EXTRAÑA ESPERANZA.



Todo cambió desde aquel  momento en  que las palabras quedaron sin respuesta, desde que los silencios se adueñaron del hogar. La extrañeza se apodera de cada uno de los días. Ya no hay llamada por la mañana tras salir de casa y llegar al trabajo, se perdió esa necesidad de un saber cómo se está a pesar de que todo iba bien.

Se respiran suspiros cuando se habla sin palabras, cuando al llegar a casa se buscan las llaves y tras la puerta no hay más compañera que la soledad. Al principio aún suena ese timbre esperando que alguien tras la puerta pregunte quien es y ante la respuesta el abrazo junto a un beso te reciba y te lleve junto a unos labios. Se espera recuperar, volver hacia atrás pero sin respuesta, tan solo el chirrido de una madera mal engrasada, de unas llaves que cuelgan; de una vida sin respuestas.


Se extraña cuando se espera, pero llega un momento, llega un día en el que ya no se toca ese timbre esperando una voz, se deja de esperar y es el preciso instante en el que la desesperanza se apodera de todo, cuando incluso la extrañeza se echa de menos; la falta, la ausencia, el abandono del propio ser a la vida que continua, a ese libro que se quedó sin páginas sin regreso posible, sin vuelta, sin espera, sin ganas; con un atardecer huérfano de su amanecer.

Extraña esperanza la que se busca tras esa puerta, la que incluso se inventa, la que llena la imaginación de poesía; de sueños que fueron realidad en su día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario