viernes, 15 de noviembre de 2013

AMOR CIEGO

Dicen que el amor es tan ciego, que antes de lastimar un corazón, hay que pensar que puedes estar dentro de él. Si el amor no fuese ciego sería incapaz de superar tantos obstáculos que esta sociedad nos pone en el camino. Sería como una carrera donde constantemente tendríamos que evitar que nos destrozaran el corazón. Hay obstáculos sociales, familiares y los nuestros propios, porque a veces, anteponemos nuestros deseos al de la persona amada. La ceguera del amor no es fácil de conseguir, es una batalla constante, frente a opiniones y consejos no pedidos, y nuestro propio yo. La generosidad del corazón se consigue dando todo y cuanto tenemos en su interior, sin mirar, sin pensar, ni cómo ni dónde. A veces nos creemos en el derecho de exigir amor porque nosotros lo damos, entonces ya no es un regalo, es un negocio donde se pide algo a cambio. También oímos a personas decir que han perdido el amor, tal vez porque no lo tenían o esperaban ser recompensados. Por todo ello el amor debe ser ciego, con muchas palabras, con sentimientos, caricias y ternura. El amor es un sentimiento que sin mirar, sabe donde llegar y en que corazón quedarse para amar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario