domingo, 17 de noviembre de 2013

SENSUAL



Despacio, muy despacio, se desliza una fina brisa de aire fresco entre rendijas de tu ventana. A veces tan solo tu lo sientes, te deslizas suavemente para ocupar tu espacio en su corazón. Amar no es ocupar el espacio de nadie, es crear tu propio espacio que tan solo lo habitará tu amor. Como una serpiente en la jungla, suavemente se desliza, sin a peas hacerse notar, en busca de su presa. Así, suavemente con tonos pastel y entre sabanas de satén, se desliza el amor convertido en deseo para llegar a sus labios. No hay movimientos bruscos, se desliza en silencio, como la serpiente para llegar a su corazón, a través de sus labios. Dicen que el amor es como un aroma embriagador que nace del deseo de los labios y termina con la entrega del corazón. La sutileza de movimientos, el control de esa sangre que hierve, irá haciéndose hueco hasta llegar a lo mas profundo de su pecho. Rectas, te deslizas con precaución, te dejas llevar por tus impulsos y por sorpresa llegas a unos labios deseosos de amor. Algunos entienden el amor como una fuerza indomable que dejan escapar con violencia. Esa fuerza, se da con sutileza para alcanzarlo con tonos de color fresa. Cuando se busca ese espacio donde dejar tu amor, se hace con sutileza, es un cortejo sensual de sentimientos, que lo conseguirá enamorar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario