domingo, 24 de noviembre de 2013

ENTRE EL CIELO Y EL INFIERNO

Como dicen, cuando amas a una persona, prefieres el infierno al cielo con tal de estar a su lado. Yo no se si existe el cielo y el infierno, pero si conozco ambos espacios, en la tierra, aquí entre los vivos. Sentir al corazón destrozado y soltar una sonrisa entre suspiros agonizantes. Pero también sentirme gaviota y cruzar los cielos envolviéndome entre las nubes. Amar es estar dispuesto a estar en ambos lados, a elegir el infierno si con ello sigues amando. A estar dispuesto a ponerte entre el coche y su cuerpo, si se avecina un accidente. El amor son esos impulsos que te llevan a proteger, a dejar tu chaqueta si hace frío, a empaparte de la lluvia para que no se le moje ni un solo pelo. Amar es entregar ese único pedazo de pan que queda en tu mesa, aunque lleves días hambriento. Abandonar sueños, caprichos y deseos, para colmar los suyos, que te serán devueltos con una sonrisa, o tal vez, con un beso. Sentir que tu vida tiene sentido porque se la dedicas a tu amor, es el sentimiento mas sublime, aunque te abrasen las llamas del infierno. Amar es decir he sido yo, aunque no hayas tocado ni una copa de vino que estaba sobre la mesa y que todavía gotea de la comisura de sus labios. Amar es convencer a virus y bacterias, para que elijan tu cuerpo y dejen el suyo blanco como la seda. Entre el cielo y el infierno no hay diferencia, porque siempre será el paraíso, si en él esta nuestro amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario