domingo, 3 de noviembre de 2013

LA CONSCIENCIA DEL AMOR

Por desgracia el ser humano es tan ciego, que tan solo valora lo que tiene, cuando está a punto de perderlo. La consciencia de lo que tenemos es el mayor desafío, no somos conscientes de la vida hasta que nos ponen fecha a la muerte. Por eso cada día es un gran milagro, ser conscientes de ese milagro es lo que nos hace poder vivirlo y disfrutarlo. A veces nos sentimos eternos, que la vida no tiene fin, ignorando que la muerte es el único significado de la vida. Perdemos el tiempo en banalidades, en felicidades efímeras y transitorias, la inconsciencia nos permite cerrar los ojos y no ver lo que tenemos delante. Nadie nos dijo que vivir sería fácil, es mas, no nos dijeron que sería difícil ni nos dio esa fórmula, la de ser conscientes de que cada día es una nueva vida. El amor es la vida y se alimenta de sus mismas fuentes, la consciencia de que puede tener un fin, nos hará vivirlo y darlo sin limitaciones. Nuestra vida la contamos en minutos, cuando en realidad, se debe contar en los encuentros entre un corazón y otro. De esa forma nos hacemos a la idea, percibimos y somos conscientes, de las limitaciones del tiempo. Si nos dejáramos llevar por esos encuentros, sin compromisos sociales ni personales, los valoraríamos y entenderíamos el milagro de la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario