viernes, 13 de septiembre de 2013

AMAR ES ADORAR

Hay personas que adoran cosas: su coche, teléfono, portátil; los tratan como una prolongación de su personalidad. A veces nos dice mucho de lo que son, porque forman parte de lo que desean transmitir al exterior. Puede llegar a obsesionar, los limpian, mantienen, les ponen protectores, y sin embargo a su pareja, los tratan peor que a una escoba. Las cosas se rompen, se deterioran, desaparecen; como las personas, sino se les cuida y se les mima. La diferencia, es que las cosas se pueden cambiar, generalmente por otra mejor, pero las personas son insustituibles, porque no hay mejores ni peores, sino diferentes. Pensamos que estarán ahí para siempre, que aunque las descuidemos o les hagamos daño, estarán esperándonos al volver a casa. Nos olvidamos que un perdón no es indefinido, que no es un cheque en blanco, que es una oportunidad más que nos dan. Al principio todo son amaneceres y atardeceres románticos y cuando pasa el tiempo, la rutina adormece los sueños y esperanzas. Pasan los años y la fuerza que unía esos dos corazones se va secando, diluyendo porque no fue regada en su momento y no recibió los cuidados necesarios. Amar es adorar, es un acto diario de constante dedicación a la persona amada. Adorarla, mimarla, cuidarla, quererla, hacer de ella la persona más importante del mundo, que aunque no lo sea, si lo es de tu mundo. Amar no es solo decir te quiero, tantas veces como te lo pida el corazón, es demostrarlo con muy poco, tan solo con dedicación, cariño y respeto. Amar es hacer que esa persona se sienta mágica, porque es lo más preciado de tu universo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario