domingo, 1 de septiembre de 2013

IDEALISTA Y SOÑADOR


Dicen que si dejamos de soñar este mundo no sería un lugar donde habitar. Que si dejamos de defender nuestros ideales nos traicionamos, que dejamos de ser nosotros mismos para convertirnos en una mala imitación. No es fácil ir en contracorriente de esta sociedad, superficial y materialista. Al parecer todos tenemos que seguir las cánones fijados por unos cuantos que se llaman creadores de tendencias. Incluso te pueden tachar de anticuado, que ese mundo en el que crees, de amor, amistad, ternura y fidelidad, solo existe en las películas. La diferencia entre nuestra historia y una película, es que no somos guionistas, somos los autores. Creo en esos valores y sueño que se hagan realidad, que el hasta que la muerte nos separe no sea una noticia, sino que sea lo habitual. Que cuando entregas el corazón es en plenitud y para siempre, sin limitaciones ni a medias tintas. Cada noche sueño en que ese mundo se haga realidad y siguiendo mis ideales los mantengo cada día, un día dije hasta que la muerte nos separe y así será. Es un ideal o es un sueño, a veces ni se distinguen, pero son míos y nadie me los puede quitar ni hacer cambiar. 
La fidelidad es un principio en mi vida y aunque duela, jamás me voy a traicionar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario