domingo, 22 de septiembre de 2013

ME CUESTA TANTO...



Dicen que una vida no es importante, sino el impacto que tiene sobre otras personas. Algunas de esas importantes personas lo son por el impacto que han tenido en el corazón y se le suele llamar amor Tan grande es ese impacto que cuando están no ves mas allá de ellas, y cuando se van, no las puedes olvidar. Las personas no se van porque se ausenten, sino porque las olvidas, pero cuando impactan en el corazón, permanecen de por vida. Me cuesta muchos olvidar, es tan forzoso que decido recordar, no poner barreras a lo que realmente quiere mi corazón, tenerlas presentes. El amor es libre, o aceptan tus brazos o esas alas que regalaste para verlas volar. Cuando deciden volar, se ausentan, pero no se les puede olvidar, el impacto en el corazón supera incluso el deseo de sobrevivir. A veces vuelven en busca de un hombro donde poder soltar sus lágrimas, porque tampoco te olvidaron, sólo buscaron otros horizontes. Y me cuesta tanto ver caer esas lagrimas caídas de la esperanza, como un cálido y salado hilo que se desliza de sus ojos por su rostro. Es tan fuerte ese impacto sobre el corazón, que aunque vuelen, deseas su felicidad, donde sea o quién sea, pero nunca verlas llorar.
No creo que del amor al odio haya tan un paso. El amor permanece y el odio son solo momentos de desesperación. Cuando a esa persona la ves llorar, ves en su rostro el sufrimiento, algunos se alegran porque son vengativos, a mi me cuesta mantenerme en vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario