domingo, 8 de septiembre de 2013

CAMBIOS

Dicen que el ser humano no es propicio a sufrir grandes cambios, a veces no los buscamos, nos vienen inesperados. Adaptarse a nuevas situaciones, a cambiar para poder seguir adelante, para no quedarse estancado en un charco. Cuando sufrimos uno de esos cambios inesperados, cuando abandonan nuestro corazón, nos aconsejan pasar la página. Los consejos suelen ser bien intencionados, nuestra gente nos desea lo mejor, pero solo nosotros sabemos lo que queremos. No es necesario pasar la página ni cambiar de libro, tan solo darle una nueva interpretación a nuestra vida, adaptándonos a la nueva situación. Podría pensarse que no es forma de vivir, que tan solo es ir hacia delante sin dejar la mirada atrás, es decir, sobrevivir. La capacidad de adaptación es una virtud, hacer cambios, adornar esa nueva vida con nuevos complementos, seguir mirándola pero de forma diferente. Los sentimientos no pueden ser tratados como la página de un libro, la pasas y sigues hacia delante o cambias de novela. Nuestra historia es un suceder de sentimientos, que no cambian tan fácilmente, pero que si pueden ser vistos de forma diferente, con otros ojos y de otro color. Yo no sé, o no quiero pasar páginas sin leerlas y recordarlas, en definitiva esa es mi vida y mi historia; mía sin estar sujeta a consejos. Dicen que no hay que mirar hacia atrás ni para coger impulso, yo pienso que sino miras caerás en un precipicio. No se puede olvidar lo que un día fue lo que mas amaste en esta vida, está inscrito en tu corazón y tatuado en tu alma. Lo que si es digno y valioso, es saber cambiar, darle a la imaginación, y aunque no sea lo mismo, seguirá existiendo, aunque diferente y no por ello peor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario