domingo, 25 de noviembre de 2012

NAUFRAGO


Hay momentos en la vida que nos sentimos como un naufrago en medio de la nada. Tenemos la sensación de que todo lo hemos perdido, de que las ilusiones y metas que nos marcamos hace años, no se han cumplido y si lo han hecho, no han colmado las expectativas que nos habíamos creado.

La vida en si es una ilusión y un viaje en solitario, pensamos que conseguir las metas es triunfar, sin embargo seguimos estando vacíos, nos falta algo, o no teníamos nada. Esa ilusión se desvanece, porque nos empeñamos en seguir creando nuevas metas, cuando en realidad cruzar el primero no es lo importante, conseguir los sueños es una luz en el horizonte, que a veces se alcanza y otras no. Lo verdaderamente importante y que no lo conseguimos porque no nos paramos a pensar y meditar, es sencillamente que cada latido del corazón es suficiente para estar vivos y la vida en si misma es felicidad, sin ningún ornamento más.

 La vida es sencilla, tan solo nosotros nos la complicamos cada día con ambiciones y deseos, que a veces aunque los consigamos nos dan una imagen distorsionada de la felicidad, porque son momentos efímeros y pasajeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario