viernes, 29 de marzo de 2013

MOMENTOS


Hay muchas personas que se pierden la vida en busca de la felicidad, perdiéndose los momentos de alegría. Ignoran que la vida no está hecha de grandes momentos y que las grandes palabras y los actos excepcionales serán tan solo unos pocos para recordar. A la felicidad se llega por el cúmulo de momentos de alegría y es tan solo juntando muchos de ellos cuando entenderemos que es la felicidad, porque no es lo mismo para unos que para otros. Cada persona tiene su objetivo, sus planes, sus deseos y su fines, pero al final la alegría es común para todas las almas que nos rodean. Es una dicha, a veces momentánea de unos segundos que hace que en tu cara se dibuje una sonrisa. Sumando sonrisas que son la manifestación de nuestra luz interior, alcanzaremos esa meta, ese repaso de nuestra historia, que no es otro que el motivo de nuestra existencia, disfrutar de esa sensación tan inmensa que es estar vivos. No esperemos a que luzca el sol, debemos hacer que el sol brille y eso no depende de la naturaleza, es un propósito personal, hacer que donde el tono gris lo cubre todo, la luz que nace de nuestro corazón brille sin depender de que luzca el sol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario