viernes, 7 de junio de 2013

BUSCANDO EN LA NADA

Una cafetería, un café, en una mesa cerca rincón, en busca de algo que me lleve a salir de la nada. Unos suaves movimientos con la cuchara mientras se endulza poco a poco, en silencio haciendo del momento la eternidad, conjugado en el silencio y la paciencia que me lleve a la esencia y a la profundidad del amor. Miro ese liquido que gira en sentido contrario a las manecillas del reloj, en busca de algo, de eso que no veo cuando me miran tus ojos, de lo que no entiendo cuando me invaden tus palabras. Buscando tu vida que es la mía, cuando estas inmerso en la nada, solo puedes encontrar el vacío que dejaste, que es irreemplazable. Piensas que ese espacio de amor, regresará, que lo encontraras en uno de esos giros, que endulzan la vida como tú lo hacías. Sin atreverme ni a tomar un sorbo para congelar el momento en el que te convierte el nombre en tan solo un número. Unas cifras que te marcarán para el resto de la vida. Y giras y giras la cucharilla buscando un espacio sin gravedad que te saque de este mundo y te traslade a tu mundo. Miro al frente apoyando esa taza en mis labios, tal vez llegue el primer sorbo y miro por la ventana por si tuviera suerte y tu silueta apareciera por la puerta. Se termina, un último sorbo lleno de dolor, de obsesión y queda la nada. La vida era dulce y de color, los movimientos seguían las manecillas del reloj hacía un futuro juntos y tan solo, queda la nada, donde buscar es un camino de perdición y sin posibilidad de retorno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario