domingo, 23 de junio de 2013

OLVIDAR NO ES UNA PALABRA



Dicen que olvidar es una de las palabras que el corazón no entiende. Tal vez porque olvidar no sea una palabra, sino la pérdida de la memoria del corazón. Como dice la canción, pueden pasar tres mil años e incluso besar otros labios, pero nunca te olvidaré. Aunque muera, aunque se seque mi alma nunca te olvidaré. El rostro, las palabras se difuminan con el paso del tiempo, pero nunca se olvidan. Olvidar no es una palabra si el corazón no la tiene, no existe. Olvidar es un sentimiento de dolor porque se niega constantemente, se gastan todas las fuerzas para impedirlo, porque olvidarte es desaparecer. La gente se empeña en robarte de mi memoria, quieren que no existas, que siga con mi vida por mi bien, que no mire hacia atrás. No es una vuelta al pasado ni una existencia en los recuerdos, porque estás presente y nadie pude hacerme olvidar tu sonrisa, ni que olvide que me amabas. No es posible olvidar tus locuras, ni olvidar que volabas, mientras rezaba para que no te marcharas.
Olvidar no es una palabra que entienda el corazón, no es una palabra, porque sería olvidar lo imposible, olvidar que aún te quiero, mas que a vivir y mas que a nada.
No, olvidar no es una palabra, tan solo pasa el tiempo, te acostumbras a la ausencia, quedan reflejos, detalles inolvidables, como cuando al amanecer te lavabas la cara y con tus labios mojados, me besabas.
Acostumbrarse a esa ausencia es vivir en la extrañeza, en la desolación de que no te reflejas en mis ojos cuando te busca mi mirada.
Puedes perderte en la lejanía, convertirte en tan solo una pincelada de color, pero olvidarte jamás, porque esa palabra no esta en el vocabulario de mi corazón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario