domingo, 2 de junio de 2013

ESE ÚLTIMO ALIENTO

Los días no son nada, los meses poco y los años pasan sin parar. El tiempo pasa rápido, no eres consciente de que todo tiene su tiempo, un comienzo y un final. Sin darte cuenta a pasado mucho tiempo aunque te parezca que ha sido nada, quedan los recuerdos, ese comienzo, esos días que ahora echas de menos, que deberías haber vivido con más intensidad, y te lo reprochas. Te preguntas una y otra vez que es lo que pasó, en que momento cometiste ese error. La cabeza no para de dar vueltas y mientras el tiempo avanza sin parar. Ya no son unos días, son años que pasaron sin a penas parpadear. Ha pasado mucho tiempo, tal vez te encuentres cansado, la desdicha y la tristeza se han vuelto tus compañeras, te acostumbraste a convivir con ellas, no recuerdas cuando fue tu último mejor momento. Pasan los días y nada cambia, amanece y anochece sin cesar, sin darte un momento de tregua y no esperas que ocurra ya nada mas. Piensas que ya no te queda nada, tan solo los recuerdos, pero tal vez te sorprendas, tienes mucho todavía por dar, te queda ese último aliento, el mejor el mas valioso, ese momento donde sacarás tus últimas fuerzas, donde pensabas que ya no quedaban y darás un paso mas, un paso tuyo. De nuevo te reencuentras, te estimas, recuperas tu brillo apagado por el paso del tiempo, de nuevo para tu propia sorpresa, encuentras que aún puedes dar algo mas de ti, ese último esfuerzo que te conducirá a sentirte único, a ser como realmente eres que no es mas que tu deseo mas ferviente, de desear la felicidad. De lo que tengas, lo que seas capaz de regalar en ese último aliento, es como se te valorará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario