viernes, 18 de octubre de 2013

EL OLVIDO

Hay personas que dicen que perdonan pero no olvidan, sino olvidas no perdonas. A veces el olvido es un proceso doloroso que precisa su tiempo para que cicatricen las heridas. Otros nos dicen que hay que olvidar para progresar para seguir adelante, para que el pasado no pese tanto, que te impida tener futuro. Esconder los sentimientos en un manto llamado olvido carece de sentido, porque nuestra vida está llena de momentos, que no hay que olvidar. Cada día escribimos una página de nuestra historia, algunos incluso un capítulo, es un libro por editar, porque solo acaba con el final. Incluso entonces permanecemos en la memoria de las personas que han pasado por nuestra vida y nos quieren. Muchos dicen que haciendo grandes actos conseguimos la inmortalidad, porque siempre nos van a recordar. No es necesario formar parte de la memoria universal, tan solo en aquellas que nos importan, que han formado parte de nuestra vida. Olvidar para perdonar, pero no olvidar para que la ausencia nos convierta en un alma vacía sin contenido, sin risas y sin llantos. Tanto unos como otros forman parte de nuestra existencia, no entenderíamos la felicidad sin conocer la tristeza. Como olvidar a quien un día te amo, como olvidar esos momentos mágicos en los que sin hablar las miradas se comunicaban. No creo en el olvido de todo aquello que nos ha llenado, nos ha hecho felices y nos ha convertido en lo que somos, unos seres únicos e irrepetibles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario