sábado, 26 de octubre de 2013

SUAVEMENTE



La felicidad, la dicha, la alegría, son estados que cada uno encontramos en los que esperamos, pero hay un patrón común. La felicidad no son unos billetes en el bolsillo, llega cuando somos deseados, cuando importamos y cuando estamos enamorados. Es un sentimiento universal, la única causa de la felicidad, que no es una carcajada, es una sonrisa suave conteniendo emociones. A veces son momentos de espera, cuando te tiembla todo el cuerpo, debajo de una árbol o en una acera, esperando a tu ser amado. La felicidad cuando permanece es suave, silenciosa y guarda sigilo, porque se manifiesta en tu alma. No es mas feliz quién mas ríe, sino el que mas contiene la sonrisa para regalársela a la persona que quiere. Los estados de ansiedad de adolescentes no es felicidad, sufren, dudan y no están seguros de lo que tienen. Sin embargo, cuando no te crecen las dudas, cuando cesa esa necesidad, es el momento de esa tenue felicidad. Pasar el día con los labios entre abiertos y a veces apretados, para que no se escape, esa sonrisa que tiene destinatario. A veces nos dicen que tenemos cara de bobos, que parecemos tontos; es una embriaguez que crea envidias y recelos. La felicidad del amor, es tan suave, que solo la percibe la persona amada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario