domingo, 13 de octubre de 2013

EXTRAÑO

Dicen que extrañar puede ser muy doloroso, pero es la consecuencia de haber tenido la fortuna, de haber vivido momentos sublimes. Es cierto pero no reconforta, esa extrañeza no la cura el tiempo,no es una medicina, tan solo un transcurrir de los días, sin curar nada. Te extraño, es lo que siento, soy el único dueño de mis sueños, mis deseos y decisiones; dueño de mi vida. Sólo yo mando en mi y si es lo que siento, lo que valoro, lo respeto y pido que se respete de manera incondicional el resto de la vida. Pienso que no es humano ni es posible acostumbrarse a no volver a sentir esos momentos irrepetibles, y los extraño. Cuando esa lotería que es la vida te permite encontrar a esa persona entre un millón, se le extraña en lo mas cotidiano y en lo mas extraordinario. Ya nada es lo mismo, cuando no solo te arrebatan la luz de su corazón, sino que además, la nuestra propia ha ido tras ella. La soledad es un estado de libertad, de comunión con uno mismo que no precisa de nada mas. Sin embargo cuando extrañas, surge la desolación, echas de menos lo que tenías, te falta la mitad de tu vida. Lo cierto es que prefiero extrañar que olvidar, porque es mi decisión no ausentarte ni dejarte perdida en la nada. Cuando extrañas no te has librado del apego a esa persona, ni ganas de hacerlo ni voluntad de intentarlo, porque a lo que algunos llaman apego, yo le llamo amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario