miércoles, 18 de enero de 2012

LAS DECEPCIONES


Nunca podemos pretender que nuestros actos sean correspondidos, que se agradezca por lo que damos, ya que si es de corazón, es a cambio de nada.

Alguien dijo, que el agradecimiento es la memoria del corazón. Desgraciadamente muchas personas carecen de esa memoria, de la mas mínima pretensión de dar las gracias.

Es de buen nacido ser agradecido. Un dicho popular muy conocido, pero poco practicado.

El agradecimiento es una forma de amor. Un gesto, un guiño, un regalo fruto del bien recibido. Pero este amor escasea, es tan limitado, se da en cuentagotas, porque en la sociedad actual parece que la generosidad es una obligación, que tenemos que dar todo a cambio de nada, y posiblemente es así. Dar a cambio de nada es generosidad, pero no sentirse agradecido es de mal nacidos, siguiendo el dicho popular.

Dicen que el desamor es de sabor agridulce, y es cierto, siempre queda algo bueno que mitiga el sabor; sin embargo la decepción es amarga, es dura, crea una sensación de soledad, de pérdida. Te desorienta en el espacio y trastorna los sentidos.

La decepción cuando se ha dado todo, cuando has entregado tu tiempo a una persona, que no dudemos, es el mayor de los regalos; no solo daña al corazón como el desamor, sino que va directamente al alma.

El tiempo que dicen lo cura todo, es el mayor de los regalos, porque el tiempo es limitado. Desde que nacemos nuestro tiempo empieza a agotarse. Dedicar, ofrecer, regalar parte de nuestro tiempo es una ofrenda que al menos merece ser agradecida, porque el presente que se entrega es una parte de nuestra vida.

Amigos, cuando me siento decepcionado por alguien a la que pienso le he dedicado mucha parte de ese tiempo, no solo en compañía, sino en pensamiento, en preocupación por su vida; cuando ocurre esto, las lágrimas no son suficiente alivio, y me siento hundido, desamparado y maltratado, abandonado como un perro en una gasolinera, que lo dio todo por su dueño, y eso recibió a cambió: el abandono, una sorpresa jamás esperada.

Y me pregunto, y os pregunto:

¿El agradecimiento, es un sentimiento o una muestra de educación y respeto?. Yo ya me he pronunciado, claramente es una prueba de amor, de cariño, de amistad……la memoria del corazón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario