jueves, 12 de enero de 2012

Y SE PERDIÓ...


A veces en la intimidad de mi soledad, cuando las únicas preguntas que  recibo están en mi mente, cuando soy el único que contesta y nadie mas puede influir ni interferir en mis pensamientos. En esos momentos donde uno se encuentra solo ante su vida, antes sus recuerdos; a veces la reflexión del pasado lo invade todo. Alegrías, tristezas; la pena te ahoga.

Las alegrías por estar pérdidas, por no volver a tenerlas, por no saber el rumbo, ante la falta de lo que mas se amaba; y las tristezas, éstas lo absorven  todo, no dejan paso mas que a unas lágrimas que poco a poco se deslizan por el rostro.

Cuando se ha conocido el amor mas pleno. Ese amor que te marca una sonrisa desde la mañana hasta la noche, ese amor con el que sueñas mientras duermes, y está a tu lado y lo miras y lo tocas, es real. En los sueños, en esos momentos de soledad, la mano no toca nada, los ojos no ven nada, y no sabes donde estas.

Cuando ama como yo, ya no existe metas, tan solo el recuerdo, recuperar las vivencias y estar seguro de que nunca jamás volverá la sonrisa a tus labios.
Desde niño deseaba tener un amor pleno. Mi ilusión no era el futbol, ni otros juegos, ni le pedía a los reyes un tren eléctrico; desde niño quería enamorarme, tener a mi mujer amada entre mis brazos, mirarla, sonreirle, y con los ojos mojados, llenar mis parpados del agua de la felicidad.

Nunca he buscado el triunfo, no me interesa el dinero, no quiero nada para mi, tan solo unos ojos cómplices, la persona amada  a la que dedicar mi vida, esa persona que no desaparece ni tan solo un segundo de tu memoria. Salir de casa, darle un beso mientras duerme, cuidarla, pensarla, desearla. Llegar a casa, y esperarla, o encontrarla, darle otro beso y compartir lo que se tenga, lo que sea, no hace falta mucho para sentir el amor y la felicidad de ser amado.

En esos momentos de intimidad, cuando lo que tenía me falta, cuando lo tuve, y desapareció, se perdió, en esos momentos, aseguro que me pregunto, y yo me contesto. ¿Has conocido el amor?, ¿Cuánta gente vivirá sin haberlo conocido?

Son preguntas que lanzo al cielo, que desean respuestas, porque a veces me siento afortunado de haber sido uno de los elegidos, de haberlo tenido mas fuerte de cómo yo pensaba y soñaba desde niño.

Yo besaba a esa carita de niña mayor, le acariciaba el pelo al amanecer, y en muchas noches de insomnio, disfrutaba de cada uno de esos momentos de oscuridad, pasando mi mano por su pelo y de vez en cuando, escapándose un beso de mis labios, y ella sin despertar, viviendo sus sueños, seguía dormida sin enterarse.

Escribo estas letras entre lágrimas, no se si con dolor de la pérdida o con la alegría de haber sido uno de esos pocos afortunados, que aunque durante muy poco tiempo ha podido saber y sentir lo que es el amor.

¿Debo sentirme feliz de haberlo tenido?, ¿Soy afortunado?


2 comentarios:

  1. QUE HERMOSO !!!! SI AMIGO HAS SIDO MUY AFORTUNADO DE SENTIR TAN BELLO Y PROFUNDO SENTIMIENTO Y MÁS AFORTUNADO POR HABER SIDO CORRESPONDIDO ,BELLO MUY BELLO .

    ResponderEliminar
  2. Fui afortunado por tenerlo al completo, y sigo siendo afortunado por que ese amor aunque de otra forma sigue existiendo....es lo mejor que a una persona le puede pasar es la felicidad plena. Gracias

    ResponderEliminar