domingo, 6 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 06/08/2017


No me lo podía creer cuando lo he visto. Ayer cuando paseaba en plan turista por el centro de la ciudad, me encontré con unos cuantos turistas comiendo “Paella” a las once de la mañana, o como algunos suelen decir, a las once AM. No es por nada pero llamo mi atención y saltaron las chispas de este bloguero en su quinto día de transito entre el bien y el mal, o al contrario claro, que nunca se sabe. La “Paella” es el plato mas característico de esta zona del mundo y consiste en su versión mas puritana, en arroz, pollo, conejo y verduras. Su nombre proviene no del plato sino del recipiente donde se hace que se llama “Paella”. Se trata de una especie de sarten de unos tres dedos de calado con dos asas y ancha. El arroz debe salir seco, es decir, ni meloso ni caldoso que son otras versiones del arroz valenciano. Bueno pero eso de ver comer paella a las once AM, me llamo la atención, no porque sea causa de crear una indigestión, sino por la falta de disciplina alimentaria. Es decir, de no sujeción a las normas de la costumbre y de los usos sociales porque la paella es ante todo, un primer plato del almuerzo, comida del medio dia o como se le quiera llamar, que nombres y costumbres hay hasta para aburrir.

Tenemos normas para todo, incluso para comer y no digamos para como hacer la “Paella”, porque en estas latitudes hay mas puristas que ciudadanos con derecho a voto. Que mas dará, que importancia tiene como sea y como se haga si quita el hambre, se disfruta, te alimenta y te hace feliz. Que mas dan las normas si somos capaces de vivir en paz, y sino lo somos, para que queremos normas si somos tan bárbaros como para acabar con nosotros mismos. Hay demasiadas normas en la vida y es un auténtico asco, me da vomitera a mi como abogado, que existan tantas formas de reglar la vida y que encima se considere el que las marca como el mas civilizado del mundo, porque las normas nos hacen humanos; o tal vez están porque no lo somos. Hay normas básicas como no matar, no hacer daño, hacer felices, se educado, etc…Normas que no necesitan escribirse pero que al parecer deben imponerse. Somos peores de lo que pensaba, o tal vez, ni peores ni mejores; no somos humanos.

En mi sexto día de periplo bloguero, he llegado a plantearme existencias que espero sea capaz de contestarme antes de que el accidente llegue a oídos de los responsables de emergencias. Entre tanto sigamos caminando por los lindes de la realidad pretendiendo caer en alguno de mis sueños. #manuylavida


MBS


No hay comentarios:

Publicar un comentario