domingo, 13 de agosto de 2017

EL BLOGUERO ACCIDENTAL 13/08/2017


El bloguero tiene la sensación de que está escribiendo la crónica de su día a día, durante este mes de Agosto con mayúscula. Crónicas que son más bien escasas porque se trata del mes mas parco en noticias de todo el año, al menos en el hemisferio norte, porque en el sur ahora es pleno invierno. Realmente es que los que vivimos en esta parte del Mundo, mejor dicho en el norte, nos creemos que todo se mueve a nuestro ritmo, y que nos digan que en Agosto hace frío y es invierno, nos resulta no solo raro, sino que difícil de creer. Es lo malo de creerse el ombligo del mundo, que llega un momento que no sabes ni donde lo tienes.

Dejando a un lado estas cuestiones, que al bloguero no le afectan puesto que sabe muy bien donde se encuentra cada quien y cada cual, al margen cuestiones geoestratégicas, la crónica del trece es más bien la historia del doce, porque en el trece  han pasado pocas cosas sobre todo si dejamos al margen los sueños y si estas líneas se escriben sentado en la cama, con el almohadón a la espalda y el ventilador dando vueltas, recordando en cada momento que el sur también existe. Pues dentro de esta memoria del dia anterior tengo que contaros como nota mas destacada del día de ayer que me compre unas zapatillas Adidas por internet. Son esas blancas tan conocidas con unas rayas negras a los lados. Son unas deportivas de moda, que están a la venta en cualquier centro comercial, en los especializados en prendas deportivas y por supuesto en las tiendas Adidas, que las hay. Es algo que me podría haber comprado fácilmente y tenerlas al instante, sin embargo lo hice por internet, donde me puedo equivocar en la talla o puede haber problemas ya que el paquete se envía desde el extranjero por mensajería. Es decir que pudiendo tenerlas al instante de un centro comercial que está a penas a quinientos metros, las compro en un país que está a miles de kilómetros y además tardarán en traerlas una semana aproximadamente.

Evidentemente hay un motivo que no es otro que la ilusión. Es como los Reyes Magos o Papa Noel en Navidad. Se les espera todo el año con regalos que a veces no son nada acertados, pero lo que cuenta es la ilusión. Lo mismo ocurre en la compra por internet, que te dan un localizador y a partir de este puedes ver la ruta del pedido, a veces con escalas en países que nunca iras y te hace ilusión seguir el viaje de algo que al final acabará por los suelos llevándolas tus pies.

Ayer no compre unas zapatillas que me hicieran falta, compre ilusión que es algo que siempre se necesita, es como la gasolina para aguantar la vida y seguir caminando con paso firme, y nunca mejor dicho. Estamos a trece y el ecuador se acerca, lo bueno es que seguimos juntos y por mucho tiempo. #manuylavida


MBS


No hay comentarios:

Publicar un comentario